Llámanos al 910 319 452 o al 984 392 882 (L-V de 9h a 18h)

Cinco rosas

Cinco rosas, de Francisco Martínez Ortega, son las memorias de la vida insólita de un guardia civil. Francisco es aficionado a viajar, al teatro, la música, el deporte, la lectura y sobre todo, a su familia, el verdadero motor de su vida. En este interesante libro encontraréis la intensa vida de Francisco en la guardia civil contada en primera persona, una narración intimista y sincera que hará las delicias de los amantes de las historias más auténticas. Aunque no se considera así mismo un escritor, esta magnífica obra nos dice lo contrario.

Cinco rosas

Francisco se declara admirador de aquellas personas con imaginación y talento para crear un buen libro. Hablando de su libro y según sus propias palabras: En Cinco rosas he relatado mi vida paso a paso y me llevo la satisfacción del “deber cumplido” como guardia civil y el reconocimiento como padre y esposo, que por el momento no sabría cuantificar qué misión es más difícil de superar en esta vida.

El libro está a la venta en ArtGerust, también lo puedes comprar en La Casa del LibroEl Corte Inglés y en muchos más sitios. Además, como todos nuestros libros, a la venta en librerías físicas por encargo

Homenaje a Edgar Allan Poe

¡Nuevo certamen! En esta ocasión el III Concurso de Terror ArtGerust. Homenaje a Edgar Allan Poe. Este es el último certamen de nuestra agenda 2014, a finales de año se anunciará la agenda 2015 con nuevos certámenes y muchas más sorpresas.

Los únicos requisitos son que estés registrado y que tu microrrelato tenga un máximo de 160 palabras (título no incluido). Los trabajos serán microrrelatos de no más de 160 palabras. La temática de los microrrelatos es el terror, III Concurso de Terror ArtGerust. Homenaje a Edgar Allan Poe. De esta manera queremos volver a rendir un pequeño homenaje a uno de los grandes autores del género.
Cada usuario registrado podrá enviar el número de textos que le parezca oportuno.

MUY IMPORTANTE- Se escogerán 150 microrrelatos finalistas para hacer una antología y de entre esos 150 saldrán un ganador y dos finalistas. Al mandar el microrrelato, pon tu nombre real con el que te gustaría aparecer en la antología en caso de ser uno de los 150 seleccionados, si no escribes tu nombre junto al microrrelato y eres elegido, aparecerás solo con el nick de usuario. Repetimos, pon tu nombre real al final del microrrelato si quieres que aparezca en el libro que se publicará con los 150 finalistas, después no será posible.
Puede participar cualquier escritor del mundo, está abierto a todos.
El plazo de presentación de los trabajos finaliza a las 23:59 horas (hora local española) del día 18 de noviembre del año 2014.
Premios:
Primer premio: 200 euros en metálico y un libro del propio certamen.
Segundo premio: Un lote de 5 libros del propio certamen.
Tercer premio: Un lote de 3 libros del propio certamen.

Los trabajos galardonados se darán a conocer el día 21 de noviembre de 2014.
La lista de los 150 finalistas que formarán parte de la antología se dará a conocerá el día 24 de noviembre de 2014.
Pulsa aquí para participar.
Bases
¡Muchas suerte a todos y muchas gracias!

Largas noches en vela en el país de los quinquis

Os presentamos Largas noches en vela en el país de los quinquis, un libro de Javier Calleja, escritor zaragozano de treinta y tres años.
Javier es Técnico en realización de audiovisuales y ha participado en distintos cursos y talleres relacionados con el mundo de la televisión y del teatro.
Apasionado del cine, la historia y sobre todo de la literatura, sus libros favoritos son Las uvas de la ira de John Steinbeck y los Pilares de la tierra de Ken Follett, aunque disfruta con todo tipo de géneros. Otro de sus escritores de cabecera es Eduardo Mendoza.

Largas noches en vela en el país de los quinquis es su primera novela. Anteriormente ha escrito algunos cuentos y relatos breves. Poco querida, Al caer la noche o Fin del mundo son algunos ejemplos.

Largas noches en vela en el país de los quinquis

Según el propio Javier, Largas noches en vela en el país de los quinquis, es una novela negra que guarda cierta relación con el “cine quinqui” de los ochenta y que mezcla realidad con ficción, de hecho, algunos de los personajes que aparecen son personas reales.
Me han influido mucho a la hora de escribir esta novela varios acontecimientos, como por ejemplo la lectura de El guardián entre el centeno de J.D. Salinger. Su lenguaje provocador a la hora de narrar la sexualidad y la ansiedad del protagonista me convenció para que reescribiera la historia de principio a fin.
También me influyó mucho la exposición “Quinquis de los 80”, celebrada en el Centro de Historias de Zaragoza, exposición que analizaba a través del cine, la prensa y el entorno social la figura de estos jóvenes delincuentes que se convirtieron en estrellas de la noche a la mañana.
Fue a raíz de ver esta exposición me dio por ver infinidad de películas de este género (El pico, Perros callejeros…) Películas que me han mostrado el mundo de la droga y lo que le rodea, y que han conseguido que me familiarice con el argot que utilizan.
Pero en esta novela también hay sitio para el amor, la amistad y para el boxeo. De hecho, aparecen varios boxeadores aragoneses de la época.
Detrás hay mucha documentación por lo que gran parte de lo que acontece en esta novela ocurrió en realidad en la Zaragoza de los 80.

Javier está decidido a seguir escribiendo y no descarta ningún género.

El libro está a la venta en ArtGerust, también lo puedes comprar en La Casa del LibroEl Corte Inglés y en muchos más sitios. Además, como todos nuestros libros, a la venta en librerías físicas por encargo.

Gregorio Vigil-Escalera

Os presentamos a Gregorio Vigil-Escalera y su libro No hagan preguntas de arte en la España de hoy. Gregorio tiene un compromiso absoluto con el arte y con toda la literatura que habla del mismo. En el libro que nos ocupa, nos da una visión abierta e irónica sobre el panorama artístico actual.

Coleccionista de arte en la medida de sus posibilidades y representante de algunos artistas, Gregorio no organiza viaje sin dar prioridad a los museos y las exposiciones del país a visitar.
Es además un fiel lector de narrativa, donde destaca autores como Vargas Llosa, Mateo Díez o Vázquez Montalbán, por ejemplo. También disfruta con la poesía y algún ensayo histórico.

Gregorio Vigil-Escalera

Antonio Jiménez Castro, Secretario General del Centro de Excelencia Internacional Sergio Arboleda, habla de nuestro protagonista de la siguiente manera:
Unamos estas dos aficiones a su particular forma de ser. Bondad infinita, unida a un espíritu crítico a veces demoledor. No puedo olvidar su calificación de «calendarios» de los cuadros que adornaban la casa de un amigo común. O aquel otro amigo que nos invitó de forma entusiasta a su exposición de pintura y osó pedirle a mi jefe su opinión. Diplomacia y sinceridad se unieron en la contestación, invitándole a seguir pintando, pero casi pidiéndole que no expusiera. Finalmente, una prejubilación justa, de las que ya quedan pocas, ha permitido a mi jefe la posibilidad de dedicarse a lo que realmente le gusta. Ha sabido unir, perfectamente, sus dos aficiones: el arte y la escritura. Para algunos la jubilación supone la búsqueda de cómo llenar el tiempo. Para mi jefe ha supuesto una oportunidad. Poder dedicarse y desarrollar aquello que siempre ha cuidado, a lo que siempre ha sabido mantenerse unido y que realmente le llena y le satisface.

El libro está a la venta en ArtGerust, también lo puedes comprar en La Casa del LibroEl Corte Inglés y en muchos más sitios. Además, como todos nuestros libros, a la venta en librerías físicas por encargo

Prólogo Neruda

Este es el prólogo seleccionado para la antología de los 150 poemas, homenaje a Pablo Neruda.
Nos han llegado 19 estos días, muchas gracias a todos.

Prólogo a Neruda.

He soñado durante tantas noches con la imponente tierra de Temuco… En vigilia, mi espíritu se inundó de un paisaje cuyas características únicas me condujeron a entender que ese ámbito majestuoso habitó el alma de quien nos confesó que había vivido. Los bosques y cada rincón que subyugaron al poeta me invitan, en esta madrugada de insomnio esperanzado, a sumergirme en la página de homenaje que lo evoca. Emprendo el desafío con nostalgia, como si las olas de la Isla Negra me convocaran llorando por Pablo. Pablo nuestro que está en su Chile para siempre, y en la América toda que lamentó su pérdida en aquel septiembre triste. Durante la brisa que recordaba que podían cortar todas las flores, pero no detener la primavera cercana al golpe contra Salvador, allende los Andes.

Cómo hablar del que nació en Parral, sin entender que su poesía se decidió a erigirse como la más bella, dulce y romántica entre las hispanoamericanas. Tal vez, y porque muchos estudiosos lo han asegurado, los veinte poemas de amor y la canción desesperada brotaron de su pluma como el mejor libro de poesías de todo el mundo. Una, en particular, provocó que vibráramos como los astros que tiritaban azules, en la noche que lo inspiró para los versos más sensibles de todos los tiempos: los que conforman el poema 20. El mismo que anticipa la canción desesperada, en que todo en la amada era naufragio; como tempestades fueron las tormentas interiores que condujeron a que Pablo escribiera, sin tregua, sobre la realidad del continente sangrado de los latinoamericanos.

Con un estilo inigualable y vehemente, Pablo Neruda entendió que sus pasos de poeta comprometido debían transitar sin descanso. Caminar rumbo al sur, desde los meandros del río Bravo, hasta arribar al cabo de Hornos, para que su marcha de denuncia despertara a los labradores y a los pájaros. Para que sus versos de reclamo por el despojo que sufrían los pueblos de amerindios, blanquinegros y otros hermanos unidos en la sangre no fueran por la indiferencia devorados.

Mientras Pablo sumergía la mano de escritura incansable en el Pacífico que lo vio nacer, crecer y morir, resucitando en sus laderas cordilleranas, se refrescaba en las aguas menos tempestuosas del Atlántico. Las mismas que se subyugaron con el vuelo de las gaviotas y los alcatraces, que en sus zigzagueos libertarios transmitían mucho más que un acto instintivo y vacuo. Al menos, para quien le urge interpretar y percibir, las alas de las aves marinas podrían representar un batir de deseos de dignidad para los rotos de justicia y él, Pablo de luchas, tomaría esa responsabilidad como un desafío insoslayable.

Neruda recitó a las mujeres, a los trabajadores, a los tristes, a los despojados. Entendió los llantos eternos de los pueblos, y exigió justicia en medio del bramido del mar que le arrancaba odas elementales, pero también un comprometido Canto General. Años después de conocer a Gabriela Mistral pidió castigo para los asesinos del pueblo, “en esta plaza, en este sitio”, y sus versos se convirtieron en las canciones que muchos entonaron durante las torturas y masacre del Estadio de Chile, en tanto los verdugos le cortaban los dedos de ambas manos a Víctor Jara, para que no pudiera, acompañado de su guitarra, cantar más. Cientos de cantores y músicos populares se decidieron a convertir en canciones las poesías de Neruda, y las trasladaron por el mundo conocedores de una verdad brutal: debían sostener con el cuerpo lo que decían con la boca. Bocas sepultadas por los genocidas latinoamericanos, pero que aún cantan en las interminables calles de la memoria. Bocas exiliadas a causa de invocar los versos del poeta más censurado por los dictadores del Plan Cóndor. Censura que se trasladaba a los programas de estudio con la intención de que ni los niños ni los jóvenes tuviesen acceso a los simbolismos cargados de verdades y justicia, que habitan en cada verso de un poeta tan comprometido con su tiempo. Aliado con las causas de los que sufren.

He venido hasta aquí para homenajear, junto a ciento cincuenta poetas que le admiran, al gran Pablo Neruda. Los vientos andinos soplan el nombre del inolvidable artista de las letras, para que sus semillas de lucha siembren los campos y las conciencias. Pero también, mal que les pese a los que no saben brindarse, se tomen su instante de vida colmada por hojas otoñales, para esas noches estrelladas en que recordamos que “es tan corto el amor, y es tan largo el olvido”, y que en jornadas insondables alguien nos amó sin importar que, como desenlace inevitable, acaecería el naufragio.

Sheila Acosta Anzalone.

Neruda

Aquí tenéis los 150 poemas del concurso de poesía, homenaje a Pablo Neruda.
El libro saldrá a la venta en los próximos días.
¡Muchas gracias a todos y felicidades!

***

acimoy, La isla y el poeta
adso2369, Dame…
airama, El amor es amor
akashavalentine, Mi eterno amor / Todo te lo daré
alexsal2306, Canto de amor I
anadelrio, ¿Cómo te atreves?
anagavila, Alimento
antonino947, Si has de ser mía
antoniovieyra, Tambor de musgo
arnauld, Mi vigésima canción desesperada
axel, Antioración
balueiro, Abril
caneceo, Suspiro
candidaamae, En mí hallarás colinas
caramela, Desde Canterville
carlosgonzalez, Entre fantasía
carmencoco, Poema 21
carorpar, Muslos Blancos / Quevedo se fue de putas
cartist, Te inventaré, amor / ¿Quieres saber cómo es mi silencio?
casares, Revolución
cecillscott, Continúo siendo el mismo (Octava real)
charpi, Presencia
chencho, a Pablo Neruda
chess, En cada encrucijada
coka, Puedo escribir la poesías mas tristes esta tarde
coquito, Loca
dalinehelue, Imagina como Te amo
damianzeballosb612, Viernes cuatro de abril lleno de adioses
dedal0, Me dices
deva, Vacía
diegoarredondo, Recuerdo
dulcinea2002, El bosque encantado
eldigitador, Neruda vital
elionorvendrell, Deseo eterno
eneme13, Cognitio
epev-poerrante, La copa rota
f03061996, El otro lado
fedarys, Te quiero
felicisima, Al poeta de Isla Negra
felipe, Contacto
frankspoiler, Que grande es el amor cuando amas y te aman
gabryroxy, La carretera
gasanblan, Muriendo lentamente
giolinda, De ti recibí
guadiana, Chile en el corazón
gustavoblue, En mi corazón guardo
happyeverafter, La triste felicidad
jaimemerlot, Navegante
jesusperezromero, La luz del universo
jtj-san, La cara de un hombre
juanlira, Te debo una canción de esperanza
juansolo, Ausencia
julioerre, El terrible primer soneto de la noche
karydelprato, Alma libre, homenaje a Neruda.
labeaux, Después de Neruda
lamangadelmarmenor, Con la pipa encendida
lapi, Mi hogar
lapizandante, Poema desesperado
latinlover, Acabo de ver tu foto reflejada en el río
lindastar, Sentía que flotaba… caía
lohen, Oda elemental a Neruda I
loqueesdelcesar, Ya no estabas
luislunes, Presente
luzazul, Hondo entusiasmo / Octubre
luzmao, Llirio de campo abierto
luzmaria, Otoño
mabelrs, Soneto a la luna
macalvagan, Luna nueva
macarena, El recuerdo
madelynmontero, Que vienes a decirme
maja, Los poemas de Pablo
majemaca, Universo
malcasel, Isla negra
manuelfergali, El silencio de su música
manuelflagosm, Murmullos de otros vientos
maricela, Quebranto de amor
maritetilves, A un tal Reyes
marlenefeeley, Mi Capitán
marzeraus, El poeta
mcarmen014, Que pasen ya
mercibocu, La tarde
meribel, Destino de mar
mirandaprado, Isla negra II
misschanandlerbong, Alternativa
mlando, Luz y sombras
molinenca, Fruto ausente
muac, Podría
nachobilbao, Poeta
nelida, Regreso
nestoriacarmen, Lluvia de otoño
noebranford, El suspiro de los peldaños
noel, Amor en pausa
noloaller, El azabache se marchita al atardecer
nparra, Cenizas en tus huesos
nuevahouria, De la amada
nuskism, Yo también pido silencio
olgacartagena, Te veo dormir
oso2000, En tu regazo
outreia, No te enamores de mí / Odio
palomablanca, Una y otras tardes
palomappozo, He venido para ver
pelz, Versos vivos
peperino, Estrella errante
pepigp, Un poema de Neruda al atardecer
periferia, Erosiones
pierrebezujov, Tu poesía
pinares, Cincelando versos
poetazul, Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo
pogeijo, De flores errantes en medio de la nada
pollino, Eterna espera
ppirs, Miss Nothing
rachhel, Soneto rebelde a Neruda
rafadiazdegordillo, Como el viento en la isla
rafaesquelas, En el nombre de Pablo
rbuenosayres, Canto de gaviotas
rita72, Hablando de Neruda
r.j.dani, Excusas
rjplou, No me perdonen la vida
rorodriguezm, XXI
rosagaldomillan, Sin rencores
santomu, Loa al trovador
sergiopd, Veinte años después
sheirezade, Plegaria a Pablo
siiiiiiiiiiiiil, Respiración
soldeabril, Crepúsculo invernal
sosylos, Soneto a mi hija Malva
sucede, A Dios, Pablo
sugarblue, Me gusta cuando callas
susi21,
teresa14920, Cantar del recuerdo
tete, Alma intensa que renace
tierradeprimavera, Pliegues
tonigc, El duende
uribe, Amigo
vanesiso, Cuantías infinitas
vanimelde, Mentir
veneziachemes, La canción de Afrodita
vientofresco, El espejo del Edén
virginiasvriesco, Musa de lo intangible
vitaliano, A Pablo Neruda
vkontreras, La muerte me ha contado
witiza, Por eso escribo
yohana, Ángel terrenal
zariguella, La vidriera
zizou996, Sín realidad alguna

Editorial ArtGerust Teléfonos: 910 319 452 // 984 392 882